Cuando les preguntas si ven preparado a James Rodríguez para jugar en el Real Madrid, no sólo te contestan afirmativamente, sino que van más allá. «Está para ser titular en cualquier equipo del mundo. Lo acaba de demostrar en el torneo más prestigioso del planeta». Y si les sugieres que no es fácil estar al nivel de los tres delanteros del Madrid, van todavía más lejos: «es que ya es mejor que Cristiano y Messi. Puede que, en este momento, sea el mejor jugador del mundo».

 

La afición colombiana, entregada a James Rodríguez
La afición colombiana, entregada a James Rodríguez.

 

Ante semejantes afirmaciones, a uno no le queda otra que tratar de averiguar el motivo de su desbordante talento y preguntarse, a su vez, por qué ningún analista de fútbol internacional nos había prevenido de su presencia en el Mundial, aunque fuera con un escueto: «ojo con éste que la puede liar». Y vaya si la ha liado. El caso es que los colombianos creen que su calidad se basa en una enorme capacidad de liderazgo, rapidez mental cerca del área y visión para dar el último pase. Un jugador con un gran talento para asociarse con los delanteros.

 

La afición colombiana, entregada a James Rodríguez
James Rodríguez, el ídolo de Colombia.

 

Visto así, puede que al Real Madrid no le viniera mal un jugador de tales características. La cuestión es que, si rascas un poco, los colombianos se destapan por completo: «la presencia de James en el Madrid podría incluso eclipsar a Cristiano». Suena a un claro exceso verbal, pero lo dicen tan convencidos que tienes que creerlos. Su confianza es máxima y están seguros de que ha llegado el momento de que James de el salto al Real Madrid.