El uruguayo, relacionado las últimas temporadas con el Real Madrid (estuvo a punto de vestir de blanco en el verano de 2013), se olvidó del asunto en cuanto supo del interés azulgrana. Dicen que siempre se sintió más atraído por el Barça, así que ahora cumplirá el anhelado sueño. Con su incorporación se abrirán varios interrogantes, la mayoría de ellos relacionados con su incontinencia dental y su escaso autocontrol en situaciones límite.

¿Quién será su próxima víctima en caso de fichar por el Barcelona? El Clásico se ha sosegado, él ha prometido ser un chico bueno y hasta Pepe se ha apaciguado en los últimos duelos, así que por ahí parece descartado. ¿Peligrará acaso el hombro de Messi si el uruguayo se siente asfixiado por su omnipresencia en el campo? Es posible, aunque me inclinaría a pensar que la llegada de Suárez devolverá al argentino a su posición inicial, la derecha. Al menos, como punto de partida para finalizar las jugadas. A pesar de su interés por actuar como ’10’ y moverse por todas las zonas del ataque, preferentemente por el medio, la tendencia natural de Leo es volver a jugar escorado. Sin ir más lejos, en la semifinal del Mundial ante Holanda, el mapa que describe la influencia de los jugadores en el campo desveló que Messi siempre se movió por ese costado. Con Luis Suárez en la posición de ‘9’, todo volverá a su sitio.

Pero Luis Suárez no sólo aportará un nuevo orden táctico al equipo, sino también su archiconocida voracidad. Un apetito que va más allá del hombro de Chiellini, de Otman Bakkal (el jugador del PSV al que mordió cuando jugaba en el Ajax) y el brazo de Ivanovic, el defensa del Chelsea. Durante sus nueve temporadas como profesional apenas ha saboreado un título de Liga y Copa en Holanda, dos campeonatos con Nacional y la Carling Cup con el Liverpool.

Así que, con 27 años y en el mejor momento de su carrera, Suárez pretende que el Barça sacie su avidez de títulos y el club azulgrana, por su parte, que el delantero repare la aparente falta de apetito que acusó la plantilla la última temporada. Se presenta una simbiosis perfecta. Eso sí, será con la temporada en marcha. La dura sanción de la FIFA, ratificada ayer por el organismo, le impedirá arrancar la temporada en activo. Una decisión sin precedentes que valoró de esta forma (en el vídeo) la afición uruguaya durante el Mundial de Brasil. A pesar de todo, Luis Suárez llega al Barça con hambre.