El fútbol está presente en todos los rincones del planeta. Lo único que cambia es la realidad que rodea a aquellos que corren detrás de un balón. Viajar nos llevará a conocer otras realidades, lugares donde el fútbol puede ser un entretenimiento o, simplemente, una válvula de escape. Por eso, durante el Mundial de Brasil no dejé pasar la oportunidad de visitar la favela de Santa Marta, en el barrio de Botafogo. Un lugar accesible al turista (existe la posibilidad de hacer un tour guiado) pero muy alejado de sus estándares convencionales. Yo fui por mi cuenta y descubrí cómo se vive el fútbol en la favela.