Como habrás intuido, este blog gira en torno a los viajes. Viajes motivados, en un principio, por el fútbol —largos fines de semana dedicados a conocer un estadio y asistir a un partido en una ciudad europea—, pero en seguida descubrí que me apetecía contar mucho más. Así que las aventuras que aquí relato, además de marcar goles por la escuadra, de tacón y en plancha, marcan. Dejan huella. Se quedan contigo para siempre. Algo que, por otra parte, sucede con casi todo lo que hacemos en la vida.

Así que esto va de viajes, a los que siempre llevo dos maletas. En una guardo los trastos futboleros y, en la otra, los utensilios de cocina. Trabajé durante doce años en MARCA como periodista deportivo, donde alimenté de lo lindo mi pasión por el fútbol y los estadios. Los últimos coletazos me llevaron al Mundial de Brasil de la mano de SONY, donde dibujé ambientes y retraté emociones en mi canal de Youtube. Es ahora cuando empiezo a dar rienda suelta a mi otra gran pasión gracias a Lifestyle Digital, el suplemento de La Razón en el que cuentos mis aventuras gastronómicas por el mundo.

Y lo hago porque me marcó conocer en persona al genuino okonomiyaki en una restaurante de Osaka, hacer picnics a la orilla del Loira en mi primer roadtrip con mi mujer para repetir, varios años después, junto al Ródano; porque me ha marcado la comida callejera en el sudeste asiático, el mercado de pescado de Tokio y el de cualquier ciudad europea, y saber que algún día podré comer en un restaurante bajo el mar

Una veces, el protagonismo será para el fútbol y otras, para la gastronomía, el otro motor que impulsa mis viajes. Pero puedes tener claro que siempre me moverá el afán por contar aventuras que marquen. Y, a ser posible, que te inspiren.